Con el rezo del Santo Rosario, los frailes dominicos de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario y la comunidad Chiquinquireña, recibieron a los más de quinientos representantes indígenas que llegaron a la ciudad para conmemorar el día internacional de los pueblos indígenas a los pies de la Reina y Patrona de Colombia.

Este 9 de agosto, hacia las 11:00 de la mañana arribaron a Chiquinquirá más de doce buses que transportaron, desde Bogotá, a los delegados de algunas comunidades indígenas que están asentadas en la capital del país producto del desplazamiento forzado y la violencia que se vive en sus territorios.

Como peregrinos caminaron junto a la imagen de Nuestra Señora del Rosario, hasta llegar al Santuario Mariano para la eucaristía solemne que fue presidida por Monseñor Medardo de Jesús Henao del Río, obispo del Vicariato Apostólico de Mitú.

En su homilía monseñor Medardo remembró el acontecimiento de la renovación como un hecho ocurrido en tierras ancestrales donde por mucho tiempo se maltrató y se vulneró los derechos de las comunidades de la época.

“Pero el lienzo de Nuestra Señora aún se ve borroso cuando nuestra casa común es amenazada por explotación ilegal, cuando muchos de nuestros hermanos indígenas son desplazados por la violencia y cuando sus líderes son asesinados por buscar el bien común”, manifestó el prelado.

Sumado a esto, el prelado denunció que un gran número de indígenas no cuentan con un servicio de salud adecuado y que son humillados en su persona por el simple hecho de venir de un origen ancestral.

Resaltó el papel de algunos santos, como San Bartolomé de Casas, que ha luchado por la renovación del pueblo indígena y pidió a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá que, así como ella tomo sus colores esa mañana de 1586, que así también renueve el esplendor de los humildes y sencillos que son los elegidos de Dios.

Como mensaje final, monseñor Medardo invitó a los indígenas, congregados en la Basílica, a que se sientan orgullosos de sus raíces, y a los jóvenes les pidió respetar y promulgar las tradiciones de sus padres y abuelos.

 

La cultura, otra protagonista

El acto religioso fue animado por los cantos étnicos y culturales de la comunidad indígena Embera Chamí, coro de la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, más conocida como la iglesia del Voto Nacional de Bogotá, que con instrumentos y bailes típicos rindieron homenaje a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

Una vez culminada la eucaristía, los más de quinientos invitados fueron recibidos por los grupos apostólicos del Santuario Mariano Nacional en la sede de la Universidad Santo Tomás para compartir un plato de sopa caliente e intercambiar experiencias culturales y sociales.

Este evento contó con la participación de comunidades Embera chamí, Embera catío, Embera dobida y Siapidara, Tucana, Guanana, Cubea, Quechua, Muisca, Pijao, lnga, Kamsá, Nassa yube, Waunam, Curripacos, Piapocos, Senú, Piratañuya y Luitota, todos ellos del territorio colombiano.

Este acontecimiento quedará escrito para siempre en el libro de las peregrinaciones a la Basílica de Chiquinquirá como una de la más importantes, pues así como María se mostró hace 400 años a una humilde indígena y a su hijo, ahora ellos vinieron hasta su casa para mostrarse ante Ella y consagrar sus raíces ancestrales.

Formación de laicos

Escuchando al Papa

Un encuentro con la Palabra (2)

Conociendo Nuestra Diócesis

Lectio Divina

Descargas

Localización

Calendario de Eventos

Noviembre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Galería de Imágenes

Galería de Videos