ASÍ CELEBRAMOS LOS 25 AÑOS DE VIDA SACERDOTAL DE LOS PADRES HUGO CADENA, MANUEL YEPEZ, HERNANDO LUCERO Y OVIDIO PUCHANA. 

 

¡Nuestra fe maduramos, si como Cuerpo de Cristo nos organizamos!

 

DIÓCESIS DE IPIALES

Palabras por los 25 años de vida sacerdotal

Junio 6 de 2017

Santuario de Nuestra Señora de las Lajas

 

             

Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí.” Yo dije: “¡Ah señor Yahveh! Mira que no se expresarme, que soy un muchacho”. Y me dijo Yahveh: No digas: “soy un muchacho”, pues a dondequiera que yo te envíe irás, y todo lo que te mande dirás. No les tengas miedo, que contigo estoy yo para salvarte. (Jeremías 1, 4 – 8).

 

  1. Hugo Cadena, Padre Manuel Yépez, Padre Ovidio Puchana, Padre Hernando Lucero, hermanos en el sacerdocio por esa gran trilogía: por el sacramento del bautismo, por nuestra consagración sacerdotal y hermanos por nuestra caridad pastoral; estimadas familias que vieron nacer y alimentaron su vocación, gracias por ofrendarlos a la Iglesia de Cristo.

 

Monseñor Arturo, padre que ha acompañado durante 17 años su ministerio, su palabra oportuna y

paternal les permite llegar a sus 25 años de sacerdocio.

 

Hermanos sacerdotes, gracias por caminar y apoyar el mismo ideal de evangelizar todos y todo; sigamos creciendo en nuestra caridad pastoral.

 

Amigos, que fortalecen y acompañan en los anhelos, en las esperanzas y aun en la soledad.

 

Nos unimos a su fiesta por sus 25 años en nuestra Iglesia Particular de Ipiales Cuerpo de Cristo, damos gracias a Dios por el regalo de su vida sacerdotal, siempre entregada con alegría. Con los ojos puestos en Jesús, sin mirar hacia atrás, así les hemos visto en estos años. Con el gozo de colocar sus dones y ministerios, sin guardarse las fuerzas para el mañana, colocándose en medio como una fuente de creatividad en nuestro proceso de pastoral, amando a las comunidades que se les han encomendado en las diferentes  parroquias.

 

¡Qué alegría su sacerdocio! Nos unimos a ustedes.

 

¿Cuánto han sembrado? No lo sabemos, lo importante es saber que  les queda todavía mucho campo por sembrar. Sigan alimentándose de Cristo, fuente y culmen de nuestra vida sacerdotal y cristiana que recrea y enamora, para que puedan partir y compartir el  pan con los más débiles.

 

Apartes  de la homilía del Papa Francisco en el Jubileo de los sacerdotes, Año 2016.

 

 “Ante el Corazón de Jesús nace la pregunta fundamental de nuestra vida sacerdotal: ¿A dónde se orienta mi corazón? El ministerio está a menudo lleno de muchas iniciativas, que lo ponen ante diversos frentes: de la catequesis a la liturgia, de la caridad a los compromisos pastorales e incluso administrativos. En medio de tantas actividades, permanece la pregunta: ¿En dónde se fija mi corazón, a dónde apunta, cuál es el tesoro que busca? Porque —dice Jesús— «donde estará tu tesoro, allí está tu corazón» (Mt 6,21).

 

Los tesoros irremplazables del Corazón de Jesús son dos: el Padre y nosotros. Él pasaba sus jornadas

entre la oración al Padre y el encuentro con la gente. También el corazón de pastor de Cristo conoce sólo dos direcciones: el Señor y la gente. El corazón del sacerdote es un corazón traspasado por el amor del Señor; por eso no se mira a sí mismo, sino que está dirigido a Dios y a los hermanos”. 

 

 

“Que todos nos tengan por servidores de Cristo,

y administradores de los misterios de Dios”

1 Co, 4-1

Nuestra Señora de las Lajas siga bendiciendo su ministerio.

 

Pbro. Paulo Mauricio Verdugo Flórez

Vicario Para la Pastoral- Diócesis de Ipiales

Formación de laicos

Escuchando al Papa

Un encuentro con la Palabra (2)

Conociendo Nuestra Diócesis

Lectio Divina

Descargas

Localización

Calendario de Eventos

Noviembre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Galería de Imágenes

Galería de Videos